Susana, desde Sevilla, nos realiza la siguiente consulta:

 

¿Son buenos los zumos para los niños?

Los zumos de fruta recién hechos conservan gran parte de las vitaminas y minerales de la fruta de la que proceden, pero no la fibra. 

 

En cuanto a los zumos comerciales la fibra de la fruta desaparece y parte de las vitaminas y los minerales también (en algunos casos se les añaden después de forma artificial), sólo quedando los azúcares.

 

En realidad contienen solo entre un 5 y un 8% de fruta, el resto es agua. Además, en muchos casos llevan incorporados azúcares extras en forma de sacarosa, jarabe de glucosa, etc. En proporción, aportan cantidades muy altas de energía, procedente de los hidratos de carbono simples (azúcares) y sin embargo, carecen de otros nutrientes esenciales como hidratos de carbono complejos, proteínas o vitaminas y minerales.


Los zumos de fruta natural, hechos en casa y tomados de forma inmediata son preferibles a los comerciales. No obstante, actualmente los especialistas no recomiendan dar más de 180 ml /día a los niño/as menores de 6 años, por las siguientes razones:


·        Contribuyen al desarrollo de caries dental, por acción de los azúcares en contacto con los dientes

·        Pueden desplazar a otros alimentos de la dieta, dando lugar a una nutrición deficiente y a retraso de crecimiento.

·        Pueden contribuir al sobrepeso, por el aporte de calorías extra.

·        Pueden producir trastornos gastrointestinales y diarrea.


En cualquier caso, es preferible que las niñas y niños coman la fruta al natural. Se deben de habituar a masticar y saborear las distintas variedades para que puedan ser incorporadas en la dieta habitual del niño/a hasta alcanzar la recomendación de tres piezas diarias.

 

Como bebida lo ideal es que utilicen el agua.

 

Más información:

Comedores Saludables. Errores más frecuentes: Zumo por fruta

 

 

Volver al índice de "Preguntas sobre Alimentación Infantil"